Uncategorized

LLAVES FIJAS FACOM

Llaves fijas Facom: imprescindibles para su hogar

En los hogares, una de las necesidades básicas es contar con una caja de herramientas Facom bien provista con todo lo que podamos requerir para instalar electrodomésticos, fijar cuadros y pizarras, revisar el estado de un motor o cualquier otra reparación imprevista.

Sin embargo, puede ser difícil saber qué comprar o qué marca escoger. Destornilladores martillospinzas y alicates son algunas de los elementos imprescindibles para realizar tanto trabajos sencillos como complejos.

Y cuando de tornillos y tuercas hexagonales se trata, las llaves son cruciales. Un mecánico, por ejemplo, deberá contar con varios tipos de ellas, como las de boca fija, o las llaves ajustables. Su funcionamiento es simple, pero hay que tener un amplio repertorio para seleccionar la herramienta correcta.

¿Qué debo saber a la hora de usarlas?

En contraste a las ajustables, las llaves fijas tienen una sola pieza, normalmente hecha de acero templado. Esto se debe a que el esfuerzo de torsión aplicado a la hora de apretar y aflojar tornillos requiere de la firmeza de una pieza única.

Por lo tanto, sus dimensiones son fijas, lo que implica que se debe disponer de llaves de varios tamaños y diámetros para poder enfrentarse con todo tipo de tuerca. Trabajar con una que no tenga un ajuste exacto conllevaría a que la tuerca se desgaste, lo que impediría aflojarla después al perder su forma original.

Aunque algunos prefieren utilizar llaves inglesas por la posibilidad de trabajar con todas las tuercas sin adquirir más herramientas, esto no garantiza que se ajuste de forma exacta, por lo que es recomendable ser dueño de un juego completo y tener las ajustables para los diámetros atípicos.

Trabajando en el hogar: ¿por qué adquirirlas?

No todo el mundo es aficionado a esta clase de labores, por lo que se ha hecho habitual la contratación de expertos en diferentes áreas para conseguir un servicio rápido y de calidad. El problema se encuentra en que esta actitud conlleva grandes gastos, sobre todo si se trata de muchos trabajos a la vez.

Reparar una nevera, por ejemplo, requiere de conocimientos técnicos y de las herramientas  adecuados, por lo cual es lógico que sea un servicio caro que vale la pena pagar, en vez de lidiar posteriormente con las consecuencias de un trabajo mal realizado.

No obstante, si únicamente se quiere colocar un mueble, sustituir una pieza dañada por su respectivo repuesto o revisar algún sistema interno, los gastos se pueden disparar exponencialmente por cada pequeña tarea añadida, sin importar si estas llevan dos minutos o tres días.

Asimismo, hay ocasiones en las que resulta imposible contactar con un especialista por el motivo que sea. Si uno se encuentra en mitad de la carretera o tiene poco dinero disponible, resulta práctico usar una caja de herramientas preparada y ser paciente para solucionar los problemas.

Así que, si usted solamente tiene un par de destornilladores en alguna parte de su casa, invierta a la mayor brevedad en otras herramientas de alta calidad, como las de la marca Facom. No tardará en darse cuenta de la cantidad de dinero que es posible ahorrar al encargarse personalmente de los imprevistos menores que surjan a su alrededor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *