Soldadoras Inverter: Características y Prestaciones

Los soldadores inverter son máquinas eléctricas que funcionan sin transformador de potencia, por lo que son autónomas a la hora de desarrollar cualquier trabajo. Entre otras características, aportan mucha más estabilidad que las tradicionales, y su eficiencia está más que demostrada en proyectos profesionales.

La evolución de soldadoras ha sido continua en los últimos años: de las de gas a las eléctricas, y dentro de estas, las eléctricas con transformador, transformador/rectificador y finalmente las soldadoras inverter.

Cuando estamos ante la decisión de elegir qué soldadora comprar, no sólo el precio importa, sino más importante, la calidad del trabajo y el ahorro energético durante el proceso.

Veamos entonces por qué las soldadoras inverter son cada vez más aceptadas y utilizadas por profesionales y particulares.

Tipos de soldadoras: gas y eléctricas

Como acabamos de mencionar, la evolución de las máquinas a disposición de los trabajos de soldadura ha seguido un desarrollo constante en busca de varios objetivos, lo más anhelados: portabilidad, ahorro energético y estabilidad.

A día de hoy todavía ambos tipos de soldadoras, gas y eléctrica, siguen teniendo presencia en el mercado y dependiendo de su finalidad, son la opción que los profesionales eligen para sus proyectos.

Características soldadoras inverter

Equipos de soldadoras de gas

No es la más interesante de las soldaduras al ser específica, es decir, que sólo tiene muy buenas prestaciones con ciertos materiales concretos, no demasiado comunes en entornos domésticos, por ejemplo.

Ni que decir tiene que el equipo que los conforman cuenta con varios elementos que lo hacen en general mucho más pesado para su uso y transporte. Generalmente:

  • Tanque de gas
  • Tanque de oxígeno
  • Soplete
  • Reguladores
  • Mangueras

La podemos utilizar con propano o butano principalmente, también con otros gases menos comunes, o con una mezcla de oxígeno con gas acetileno.

Equipos de soldadoras eléctricas

Aquí distinguiremos entre:

  • Convencionales: Soldadora de corriente alterna.
  • Inverter: Soldadora de corriente continua.

Ventajas soldadoras eléctricas:

  • Facilidad en el transporte
  • Facilidad de adquisición de elementos y materiales
  • Acabados profesionales
  • Adaptabilidad del equipo a la aplicación objetivo

Ventajas soldadoras inverter:

  • Menor consumo eléctrico (no existe carga de entrada de 0,2 amps)
  • Menor peso para un cómodo transporte
  • Portabilidad y autonomía gracias a ese menor peso (a partir de 3-4kg existen ya soldadoras inverter)
  • Multifuncionalidad ante diferentes tipos de aplicaciones sin tener que cambiar la soldadura
  • Mayor estabilidad de arco
  • Más precisas en acabados estéticos
  • Arranque inmediato
  • Eficiencia en los ciclos de trabajo, lo que otorga más tiempo de utilización al 100%.

Un equipo de soldadora inverter ya hemos comentado que ocupa mucho menos espacio y facilita enormemente su transporte y por tanto autonomía en el trabajo. Sus componentes serían:

  • Máquina de soldar
  • Cables de alimentación y conexión
  • Accesorios: carrito, maletín, máscara, guantes…

Características soldadoras inverter

Las altas prestaciones que proporcionan las soldadoras inverter se derivan de unas características, que en la mayoría de áreas, superan a sus homólogas de gas:

  • Peso: Soldadoras mucho más pequeñas y livianas que las convencionales. Pueden estar en torno a los 3-5kg (una convencional podría llegar a pesar 70-80kg).
  • Transporte: Son portátiles, permitiendo una autonomía y movilidad al soldador que era imposible con las convencionales, que se debían cargar y transportar, a veces, con un montacargas.
  • Reparación: Cuando una soldadora inveter se estropea, la reparación es relativamente sencilla, especialmente si son de marcas reconocidas. Consiste en reparar su circuito eléctrico, una vez se identifique la anomalía. Eso sí, son reparaciones más caras que las se hacían a las soldadoras tradicionales.
  • Calidad: La precisión, eficacia y estabilidad de las soldadoras inverter supera a sus predecesoras de largo. Funcionamiento sin salpicaduras. Ojo, si son soldadoras de buenas marcas. Una excesivamente económica, y sin cobertura técnica detrás, hablaríamos de otras cosas.
  • Potencia: Las hay de baja potencia (55 A) hasta las que superan los 300 A. Lo bueno de la tecnología inverter es que usemos la potencia que usemos, siguen siendo soldadoras portátiles que no afecta ni a su tamaño ni su transporte.
  • Consumo: Sin picos de voltaje, el consumo en las soldadoras inverter siempre se podrá controlar gracias a su Chip integrado. Ciclos de trabajo más eficientes. Menor consumo energético.
  • Actualizaciones: Se puede actualizar el software permitiendo evolucionar la máquina de soldar sin problemas. Una gran ventaja en comparación con las tradicionales.
  • Precisión: La tecnología inverter proporciona un arco voltaico altamente estable gracias a la corriente constante que utiliza, haciendo una soldadura más fina y uniforme.
  • Mantenimiento: Apenas se estropean por lo que su mantenimiento es mínimo y sin complejidades.

Soldadoras inverter por potencia

Una de las características de las soldadoras inverter que más peso específico tiene en la decisión final del usuario. Podríamos clasificarlas:

  • 130-145 amperios aprox: Para procesos ligeros o domésticos pero no para procesos más grandes y pesados. Suelen funcionar sólo a un voltaje, el casero de nuestros domicilios y a un 60% ciclo de trabajo a su máxima capacidad.
  • 145-165 amperios: Trabajos ligeros pero con mayor potencia de salida y un ciclo de trabajo mayor. También funcionan a un voltaje bajo (110 voltios por ejemplo).
  • 200-250 amperios aprox: Gama media. Para trabajos industriales ligeros. Son de una potencia media, podremos usarlas más tiempo sin temor a sobrecalentarlas. Suelen identificar el voltaje de la corriente y se acoplan a él, ya no sólo admiten un voltaje bajo o casero.
  • >300 amperios: Son más pesadas pero más aptas para trabajos industriales grandes, donde tenemos un electro más grueso y necesitamos mayor penetración en el material. Necesitan ser conectadas a un voltaje de, mínimo, 220 voltios, 440, 530… Pueden ser monofásicas a 1 y 2 hilos, pero la mayoría son trifásicas.

Materiales a tratar y tipo y grueso de electrodos

  • Acero    
  • Acero inoxidable
  • Aluminio

Hay que asegurarse de que la sodadora inverter puede soldar el material que pretendemos. Cada material requiere unos electrodos diferentes según sus características químicas y mecánicas.

También debemos asegurarnos de qué tipo de electrodo soporta nuestra máquina de soldar. Muchas de ellas sólo pueden soldar electrodos de un grueso máximo de 1,6 mm de diámetro para chapas de poco espesor (1 mm o 2 mm), pero para los de más espesor, se necesitarán electrodos de más diámetro (2,5, 3,25 o 4 mm). Debemos mirar las especificaciones de nuestra soldadora inverter en este sentido.

Conclusiones

Las exigencias de los trabajos de soldadura han obligado a evolucionar hacia máquinas más ligeras, de acabados más pulidos, con ciclos de trabajo más eficientes y que no requieran de transformador para su uso. Las soldadoras inverter proporcionan todas estas ventajas y otras varias que hemos repasado en este artículo.

Si estás pensando en qué tipo de soldadora necesitas para tus trabajos domésticos o profesionales, las soldadoras inverter te otorgan las prestaciones ideales con unos rangos de precios muy dispares según necesidades.

Deja un comentario

¿No encuentras lo que estás buscando? ¿Tienes alguna duda sobre un producto y quieres resolverla?

Nuestro equipo de atención al cliente estará encantado de poder ayudarte, ponte en contacto con nosotros a través de:

✔️ Recibe nuestras ofertas y promociones. ¡Únete a nuestra comunidad!

Sé el primero en enterarte de todas nuestras ofertas, descuentos, promociones y cupones regalo. ¡Apúntate de forma gratuita a nuestro newsletter!

× ¿Necesitas ayuda?