Soldadura eléctrica: Qué es y cómo puedes trabajarla

La soldadura es una de la técnica que se utiliza para unir dos piezas mediante la aplicación de calor. Existe, sin embargo, varios tipos de soldadura, como la soldadura eléctrica que se ha convertido en una de las más usadas en la actualidad. Lógicamente, su práctica implica utilizar una fuente eléctrica (continua o alterna) para llevar a la cabo la unión entre dos o más metales.

También llamada soldadura de resistencia, la soldadura eléctrica destaca por generar calor a través de un procedimiento termoeléctrico, cuya energía pasa por las piezas que se pretenden ensamblar, calentándolas hasta que se fusionan. Por supuesto, una vez que se aparta el foco de electricidad los materiales se enfrían, solidificándose y adhiriéndose.

Uno de los motivos por la que este sistema de soldadura es uno de los más utilizados en la actualidad es que resulta muy fácil de usar. Pero realmente ¿Qué es? ¿Cuáles son las ventajas que aporta? ¿Cómo se trabaja? En este artículo desgranaremos información relevante sobre el tema.

Soldadura eléctrica: Concepto y tipos

Podemos decir que la soldadura eléctrica es una práctica que tiene como objetivo fusionar a altas temperaturas dos o más piezas metálicas. Generando aproximadamente 4000°C, este sistema da paso al flujo de corriente de manera precisa y controlada, lo que le permite unir el material. 

Por otro lado, a través de una diferencia de potencial que se suscita con el empleo de esta técnica, el aire se ioniza y los electrones se transportan mediante los electrodos y el metal a soldar, consiguiéndose finalmente la adhesión entre las piezas.

La soldadura que emplea electricidad engloba una dimensión extensa y maravillosa, de hecho, quienes están inmersos en esta actividad de forma profesional, saben que existen diferentes tipos de soldadura eléctrica, como:

  • Soldadura con estaño.
  • Soldadura con electrodo recubierto.
  • Soldadura con protección de gaseosa.
  • Soldadura con arco sumergido.

Conviene destacar que el primer sistema de soldadura con electricidad fue desarrollado en 1877 por el ingeniero estadounidense Elihu Thomson. Consistía en sujetar las piezas a soldar entre dos electrodos de cobre calentados por el paso de una corriente eléctrica. Los electrodos a su vez calentaban los dos metales en el punto a soldar hasta fundirlos.

Ventajas de la electricidad

Los equipos que se tienden a usar para este tipo de soldadura se pueden hallar en cualquier tienda digital especializada en la venta de estas herramientas, porque son muy comunes. Desde luego, es posible comprarlos en ferreterías o grandes superficies comerciales.

Veamos a continuación algunas de las ventajas que ofrece el sistema de soldadura con electricidad:

  • Sus precios no son muy altos en comparación con otras clases de soldaduras.
  • No demanda una preparación previa de los bordes, como en otros procesos de soldadura.
  • La soldadura eléctrica, además,es bastante fácil de emplear en relación con otras técnicas como la de gas o forjado.
  • No produce ninguna llama y se puede llevar a cabo en espacios cerrados y abiertos.
  • Los resultados que se obtienen son óptimos y resistentes, por lo que garantiza una excelente durabilidad.
  • Es una técnica que se realiza de forma rápida, especialmente en chapas finas de acero, reduciendo el tiempo utilizado y los costes.

Cómo se trabaja una soldadura eléctrica

Para emplear la técnica de soldadura eléctrica es necesario seguir una serie de premisas, si realmente se quieren conseguir resultados positivos: Estas son:

  • Procura escoger el soldador correcto, de acuerdo al tipo de material que desees fusionar. Este paso resulta clave para que la pieza quede perfecta.
  • Enciende la herramienta y echa un vistazo a sus características, incluyendo la parte en la que se ubica la rueda o se regula el electrodo.
  • Debes mantener la altura adecuada, de dos a tres milímetros como máximo sobre el material que se desea unir. Esta distancia la irás perfeccionando a medida que practiques esta actividad.
  • Necesitarás una pantalla para la soldadura. De este modo observarás cómo vas desarrollando el trabajo sin que tu vista se vea afectada. Seas principiante o experimentado en la materia, el uso de este accesorio es imprescindible para proteger los ojos.
  • Al iniciar con el proceso, recomendamos mantener una corriente no tan elevada, al menos hasta que te acostumbres a la pieza y al trabajo que deseas hacer. 
  • La electricidad tampoco debe ser muy baja. Por otro lado, una velocidad de desplazamiento muy lenta o muy rápida podría desencadenar fallos que afecten el diseño del acabado.
Soldadura eléctrica

Todas estas reglas generales te serán de muchísima utilidad siempre que practiques cualquier técnica de soldadura. Tener cuidado es de vital importancia. Ser cuidadoso, sin embargo, implica alejar las manos o cualquier parte del cuerpo para evitar la abrasión.

En caso de que lo consideres necesario, lleva a cabo una prueba en alguna superficie antes de iniciar la operación, de esta manera estarás más familiarizado con la máquina y las posibilidades de realizar un trabajo más preciso se elevarán. 

Conclusiones

La soldadura eléctrica es una de las tantas técnicas de soldadura que existen, pero destaca por ser la más utilizada para unir piezas de metal.

Las razones son simples; consiste en un método práctico, sencillo y eficiente, de hecho, se erige como la forma más fácil de soldar garantizando una gran precisión. Eso sí, existen varios sistemas de soldadura con electricidad, ya sea de electrodos, de estaño, de arco sumergido o de arco con electrodo.

Los resultados no suelen variar, siempre y cuando la técnica se realice de manera adecuada.

Deja un comentario

¿No encuentras lo que estás buscando? ¿Tienes alguna duda sobre un producto y quieres resolverla?

Nuestro equipo de atención al cliente estará encantado de poder ayudarte, ponte en contacto con nosotros a través de:

✔️ Recibe nuestras ofertas y promociones. ¡Únete a nuestra comunidad!

Sé el primero en enterarte de todas nuestras ofertas, descuentos, promociones y cupones regalo. ¡Apúntate de forma gratuita a nuestro newsletter!

× ¿Necesitas ayuda?